lunes, enero 25, 2016

Redes, corrupción y exorcismo social


En tiempos de las redes sociales, el impacto que produce la opinión pública es más intenso y acelerado. Todo porque se manifiesta una diferencia enorme respecto de cómo se desarrollaba la opinión pública antes de la aparición de las nuevas tecnologías de comunicación de masas.

Entonces, los medios publicaban una información y la reacción ciudadana además de demorarse mucho más en dispararse, dependía de conversaciones de oficina, charlas de amigos para crecer y expandirse. Finalmente, días después llegaba a cobrar forma como una sensación de estimación del sentimiento generalizado provocado por el hecho noticioso.

Nunca en domingo
Si un acontecimiento se producía un sábado, la opinión pública no se manifestaba el domingo porque sin caja de resonancia en oficinas, carecía de sustentación. Salvo que en la cancha la gente interactuara pero el domingo era un día muerto. Eso acabó. Hoy, inmediatamente luego de un hecho que llama la atención, se genera un diálogo que va creciendo y se convierte en protagonista de la comunicación.

Si antes había una capacidad de respuesta muy limitada e incluso tardía, las nuevas tecnologías permiten una interacción inmediata más intensa y poderosa porque es ininterrumpida. Las redes sociales no tienen feriados y le han sumado celeridad a la reacción, pero además le han dado una fuerza inusitada debido a que ha perdido el “anonimato absoluto”.

En efecto, con la irrupción de las redes sociales, la credibilidad de la opinión pública está avalada por actores debidamente identificados que por su peso profesional en la sociedad, le aportan una marca diferente y una visión enriquecedora en primera persona. Eso fortalece la opinión pública.

El peso de los nombres
Hay ingenieros, abogados, administradores, opinólogos, políticos, sociólogos, sicólogos, etc., destacados cada uno en lo suyo, que suman su peso específico y, si se manifiesta un proceso coincidente en torno a que algo está mal como ha sido el caso que envuelve a Karina Rodríguez, es un tsunami incontenible. Hay líderes de opinión conocidos y respetados que inyectan su energía.

Si antes la opinión pública funcionaba como un rumor, un murmullo de la masa sin rostro, captado por diferentes intérpretes; ahora es una red de pesos pesados que genera empatía mucho más rápido con la multitud y con más fuerza. Y esa concurrencia de opiniones, es visible.

Incorpórese a Twitter o a Facebook y verá el volumen de respaldo que tienen las opiniones y que suman fuerza comunicacional. Karina Rodríguez no pudo contener el embate. Su cargo municipal era clave y seguirá siendo clave sin ella porque es el lugar desde donde el lobby gay internacional busca desarrollar su agenda. Clarísimamente estamos ante las redes sociales como un factor crítico de influencia que afecta directamente sobre causas y movimientos políticos.

¿Tenemos el potencial de lograr los mismos efectos en otros casos que involucran a políticos corruptos? La respuesta tiene complicaciones derivadas del contexto. Hemos visto que Karina no tuvo el respaldo de poderes facticos como el que tienen detrás suyo otros actores políticos corruptos, si bien Mario Ferreiro usó su credibilidad y capital político para desafiar la fuerza de las redes sociales a favor de Karina, sin lograr su objetivo.

En el mundo y en el plano espiritual
Entre los demonios que actúan en la política paraguaya, los hay más débiles que otros. Unos salen con una simple presión, una orden de que salga. Hay otros que son más fuertes y rebeldes. Un día sus apóstoles le preguntaron a Jesús, como es que ellos no podían expulsar a ciertos demonios. El Maestro les dijo que hay demonios que solo abandonan el cuerpo con ayuno y oración.

Una interpretación al día de hoy del mensaje de Jesús es que para expulsar aquellos demonios mejor posicionados en el cuerpo social paraguayo, necesitamos más que una presión por las redes sociales, más que dar órdenes. Hay que abandonar el descanso y la comodidad de la silla que nos ubica frente a una computadora y hacer el sacrificio de marchar y hacer notar poder. Ayunar computadoras, privarse de ellas y pasar de la opinión a la acción pública.

El otro paso que desde luego no debe faltar es la oración. Es una cuestión de fe “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales”. Es cándido, ingenuo pensar que el problema se llama Karina, Ramírez Zambonini o Ibañez.


Está claro porque está escrito para los que lo quieran entender. La sociedad debe expulsar a sus demonios. Hay poder para ello, lo que aún falta es que el Cuerpo funcione como tal ¿A qué Cuerpo me refiero? Que los que tengan entendimiento, lo entiendan.

sábado, enero 23, 2016

¿Tiene sentido el falso juramento ante Dios y la Patria?


Cuando las autoridades políticas asumen sus cargos, juran. Prometen rectitud, respeto, justicia, patriotismo. Para ese día en que extenderán la mano derecha con tesón y orgullo muchas veces ensayado y se les cortara la voz de la vibración, se ponen el mejor traje especialmente hecho a la medida. Son trajes con bolsillo (después les hacen los que no tienen bolsillo pero no los usan). Muchas mujeres que jurarán, previamente se hacen las pestañas, las uñas, si es necesario un retoque quirúrgico de la nariz y los labios…y uno mira los resultados y exclama: cuánta falsedad. Lo de afuera, simplemente oculta lo de adentro.

Reconozcamos que hay excepciones de íntegros varones y mujeres y a esas excepciones, las conocemos por sus frutos. Pero son muchos los que incluso se turban y derraman lágrimas por el compromiso que como una pesada carga dicen que levantan sobre sus hombros. Declaran que no van a defraudar a los que los eligieron y que devolverán con sabiduría y eficiencia la confianza depositada en sus personas.

Pero es tiempo de preguntarnos en nuestro país, ¿de qué sirve el acto teatral del juramento que es un remedo de episodio solemne pero carente de significación práctica? Se revelan hechos inescrupulosos que nos muestran el modo escandaloso como se manejan los recursos públicos y cómo se usa el poder para encumbrar la economía familiar, la de los amigos, los amantes que como sanguijuelas succionan recursos que luego son escasos en salud pública y educación. Nada que ver con lo que manda la Constitución que juraron cumplir. Y a propósito:

“Artículo 188 - DEL JURAMENTO O PROMESA: En el acto de su incorporación a las cámaras, los senadores y diputados prestarán juramento o promesa de desempeñarse debidamente en el cargo y de obrar de conformidad con lo que prescribe esta Constitución”.

Jurar (Definición del diccionario) “Afirmar o negar una cosa, o prometerla, rotundamente poniendo por testigo a Dios, a algo o a alguien querido: ej., le juró por sus muertos que no lo sabía.// Someterse solemnemente a los preceptos constitucionales de un país, a estatutos, cargos, etc.”

¿Qué dicen a esto, Bogado, Karina, Ibañez, Fonseca, Gómez Verlanghieri o Ramírez Zambonini?

Y hay chicos dando clases bajo plantas de mango o tarumá, hospitales sin medicamentos. La escasez impera en sectores sociales que reclaman atención y mientras se demora la reducción de los precios de los combustibles a pesar de que el petróleo bajó a menos de la mitad de cuando nos alzaron los precios de sus derivados.

Se estudian aumentos tarifarios de la electricidad para extraer más recursos de quienes trabajan; los que no trabajan y cobran salariazos porque son amigos de los diputados y senadores, aparecen como supermanes que sobrevuelan sobre nosotros dando un triste espectáculo para ellos y ofensivo para los que abajo que debemos sacudirnos de sol a sol para garantizar el sustento ¡Que burla!

“Juro cumplir y hacer cumplir….y si así no lo hiciere, Dios y la Patria me lo demanden”. Por ahora, la Patria tiene problemas para demandarlos pero Dios si los va a demandar. Eso ténganlo por seguro, simplemente porque es fiel y es justo.

Blanca Fonseca y su privilegiado novio, Karina Rodríguez y su lapicera veloz. Ojo, ambas han presentado proyectos de leyes que pretenden incorporar la antinatural e inconstitucional ideología de género y transmutar el sustento moral del entramado legal que está basado en la cosmovisión cristiana de la vida. Es el cambio que la agenda gay internacional ya ha desarrollado en otros paises.

Hoy enfrentan la vergüenza de papelones y es bueno decirlo que eso está escrito y otros ya enfrentaron o enfrentarán esta misma situación. Calé un día reprochó al senado que un predicador cristiano Nick Vujicic, entregara el mensaje de Dios y orara en la sala de sesiones.

No pasó mucho tiempo para que su desnudez fuera expuesta a la nación y enfrentara la vergüenza. Juraron y se expusieron a que Dios los demande y va a demandar a todos porque se lo pidieron y porque además es soberano.

Pero además, tenemos que lograr que la Patria los demande. Es preciso que la fraseología juramentera deje de ser mera declamación desprendida de compromiso. Que sepan que la Patria los va a demandar porque a eso tenemos que apuntar los paraguayos.

Que lo que juran y no cumplen, sea como el bumerang que lanzan y que inevitablemente, más tarde o más temprano les golpeará.

No nos conformemos con revelar simplemente las trapisondas de quienes hacen falsos juramentos sino que, ellas, sean cabeza de proceso judicial en todos los casos y uno a uno irán cayendo pera que los que van subiendo, vean el destino que seguirán si en sus mentes agolpan intenciones de hacer del juramento tan solo una ficción cargada de lágrimas de utilería.

viernes, enero 08, 2016

Superar la mentalidad del bacheo y la bolsita de arena



Clic sobre la foto para ampliarla
 
El tema no pasa por buscar la reelección y gobernar más para supuestamente impactar mejor por más tiempo. No, pasa por tomar las decisiones ahora que impacten por 20 o 30 años. Mentalidad de estadista visionario, patriota. El éxito no está en permanecer más tiempo en el poder sino en usar el tiempo en tomar decisiones transformadoras que solucionen problemas y catapulten a la nación.

El gran problema que enfrentamos los paraguayos hoy es que los gobernantes, sean nacionales o municipales, toman decisiones de corto plazo para problemas que requieren de soluciones en el largo plazo. De ese modo se conciertan los fracasos que vemos en los baches que reaparecen tras las lluvias, los defensas que filtran, los puentes que se caen.

Pongamos por caso los muros de contención de crecidas: Lo que los gobernantes planean es solucionar la crecida de ahora y en movilizar gente, darles albergues, alimentos, protección. Y ahí van millones de dólares en recursos que se dilapidan sin solucionar el problema definitivamente. Todo queda en el mero asistencialismo porque su visión es de 5 años. Deben resolver los problemas que se les presentan en ese quinquenio y luego que se vean los siguientes gobernantes.

Entonces, la visión de solución es de 10 mil bolsas de arena para reforzar el muro y no de un muro diseñado por un equipo multidisciplinario e interinstitucional que considere lo paisajístico, lo urbanístico, lo social, lo económico, lo ambiental, lo deportivo porque hay que articular la solución a las perspectivas del fomento de deportes náuticos y el turismo.

Ese muro debe considerar el manejo de residuos, los desagües de las ciudades, el cuidado del ambiente, el diseño de casas, la reubicación de personas; la definición de en qué lugares ya no se permitirán construcciones y si deben hacerse casas sobre pilotes, de modo que cuando venga la crecida, los pobladores estén a salvo y no necesiten emigrar, si tal es la solución.

Son procesos que llevarán 15 o 20 años para concretarse y que requieren de políticas de Estado que estén por encima de los plazos electorales. Soluciones estables pensadas y decididas técnica, social, económica y políticamente; que además estén galvanizadas contra caprichos politiqueros de gobernantes de turno.

Hablamos de un equipo constante que trabaje con plazos, con alternativas y que no dependa de que el siguiente gobierno venga y diga que va a cambiar a los miembros para poner “gente de su confianza” y que obligue a empezar todo de nuevo.

Es decir, trabajar en serio y no al estilo conocido. En CAMINO LIBRE, el programa de radio que con Humberto Sarubbi y Carlos Alderete encaramos los martes y jueves de 19 a 20 por Ysapy, las arquitectas Rosa Ugarte y Annie Granada que trabajaron en el Plan Estratégico Metropolitano de Asunción (PEMA) dijeron que hay talentos técnicos en nuestro país para diseñar un plan que considere las complejidades sociales, estructurales, económicas, políticas, ambientales y demás.

No necesitamos traer expertos extranjeros. El conocimiento y la sabiduría están acá. Falta la decisión política de crear una instancia, un grupo de trabajo que —libre de politiquería y de intereses subalternos de los grupos de poder que buscan beneficios para sus intereses— proponga soluciones integrales y definitivas y superemos la costosa e inservible mentalidad del bacheo de efecto fugaz o de la mera bolsita de arena.