lunes, abril 10, 2006

Lugo o Leoz: Los tipos de liderazgo que el país necesita

La política paraguaya no ha sido capaz de generar líderes honestos, visionarios, modernos. El elenco que hoy desfila ante nuestros ojos, está conformado en su mayoría por politiqueros que sin vergüenza sólo han sabido manifestar ambiciones personalistas y propuestas que muy lejos están de satisfacer las mejores aspiraciones de la ciudadanía y las escasas figuras de alguna relevancia, generalmente han quedado empantanadas en disputas baladíes. Nicolás Leoz y Monseñor Fernando Lugo, son las figuras en las que no podemos dejar de fijarnos y creemos que debemos pensar seriamente sobre todo en este nuevo liderazgo surgido de los púlpitos como la opción más válida que tenemos a mano para el futuro.

Leoz es un líder exitoso y un hombre que ha demostrado “muñeca política” para lograr unidad de criterios en la región administrando las diferencias de los dos grandes. Logró influencia en la dirigencia del fútbol mundial y fue capaz de sortear las dificultades de corrupción en los torneos futbolísticos sudamericanos.
Puede decirse que el hombre encabezó un movimiento que democratizó las oportunidades mundiales para jugadores, clubes y en general el fútbol sudamericano. Supo –sin destruir la capacidad de que esta región siga siendo la mejor generadora de talentos futbolísticos- generar una base de negocios en torno al fútbol y convertir también al deporte regional en un generador de riquezas, la mejor forma de combatir la pobreza.
Frecuentemente condecorado por líderes latinoamericanos que le reconocen sus enormes méritos, respetado por sus pares en todo el mundo es indudablemente el líder paraguayo que más lejos ha llegado y no estamos hablando de alguien surgido de la política. Probablemente si hoy se hace una encuesta para evaluar el grado de aceptación que tendría una candidatura de Nicolás Leoz a la Presidencia de la República, no tenga rivales en el índice de respuestas.
Tal vez haya opiniones en el sentido de que el hombre está llegando a una etapa de gradual retiro de una vida pública activa pero es una opción que nos se puede pasar por alto a la hora de pensar en liderazgos valiosos para dirigir al país hacia instancias de superación y franco despegue.

Lugo
El otro personaje sobre el que los paraguayos debemos dirigir la mirada es sin dudas Fernando Lugo. El acto del pasado 29 de marzo en el que se convirtió en el principal orador ante una multitud de 45 mil personas que se fueron a la plaza a reclamar un país serio, lo catapultaron sin lugar a dudas hacia una instancia de liderazgo político que a esta altura de los acontecimientos cobra un valor extremadamente importante.
Y su encumbramiento se deriva de que se había convocado un acto para nó mas de 10 mil asistentes pero se fueron 45 mil. Ahí cambió radicalmente la situación porque el pedestal sobre el que habló se había proyectado a una instancia mucho más significativa.
Lugo encarna un freno posible y disponible contra los afanes de perpetuación de Nicanor y el coloradismo en una etapa de absoluto kuerai paraguayo, un hartazgo ciudadano basado en la incapacidad del partido gobernante de encarar un proyecto creíble de desarrollo. Se han quemado etapas que no muestran signos claros de los cambios que la sociedad necesita y tanto cerebros como mano de obra locales se ven obligados a emigrar en masa sin solución de continuidad, creando un agujero en la economía y en la familia paraguaya.
En esta perspectiva hay que pensar seriamente en que la única salida al problema paraguayo, no siga siendo el Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi.
De una formación intelectual y moral sólida que cimentó su ascenso en la consideración del Vaticano, tiene la apertura mental suficiente como para estructurar un plan moderno, abarcante y construir una alianza nacional que permita superar las estructuras políticas fosilizadas que hacen que hoy en el Paraguay, el éxito y el progreso no estén al alcance de las mayorías.
Su candidatura puede generar temores en el empresariado paraguayo donde algunos lo catalogan como promotor de invasiones campesinas pero ahí más que buscar culpabilidades de un sacerdote o de la Iglesia Católica, es evidente que medio siglo de gobierno colorado tiene un claro “aplazado”.
Los gobiernos de ese signo partidario no han podido, no han sabido o no han querido resolver el problema de la Tierra y no se puede hacer un enfoque demasiado simplista al punto de achacar un sensible problema social y económico a un solo personaje que no ha tenido el poder de instaurar políticas conducentes como si lo han tenido los gobernantes.
Justamente, ante la incapacidad de resolver el problema –tanto tiempo sobrellevada por la seguidilla de gobiernos- es impostergable pensar en propuestas consensuadas de solución y ello será posible con una figura que ha recibido el apoyo de los más diversos sectores de la sociedad paraguaya y cuyo liderazgo precisamente ha dado un salto de visibilidad con un apoyo multicolor.
Entre afanes de reelección que estaban siendo manejados a tambor batiente y en base al pisoteo de la Constitución y las perspectivas de un liderazgo moderno, conciliador y de amplia base, la nación debe pensar en forma constructiva.
Nos corresponde a todos construir una opción de cambio. No hacerlo, será un acto de cobardía que la historia nos marcará. Esta es una lección extraída de la plaza el pasado 29 de marzo, una lectura del canto y las protestas de 45 mil gargantas.

3 comentarios:

  1. Como siempre repite mi vecino el "filosofo" Markito, que en su unica "filosofada" dice: "Una cosa es una cosa y otra es otra cosa". Es interesante lo que el SR. Leoz hizo por la Conmembol, aun que el embarcó en el "avion" que tiene las turbinas del exitoso futbol argentino y brasileño. Ahora bien, una cosa es manejar una confederación de futbol con un contigente de personas y problemas inferior que de una Nación. Manejar una Nación con su emblemática y problematica social va mucho mas allá que reunirse en hoteles lujosos y determinar ese o aquel club a este o aquel grupo en un campeonato. Es diferente.! Es que pareciera que nuestro bien sucedido Leoz, tiene la habilidad política de mostrar apenas lo que es bueno. He acompañado lo que hacen sus asesores mas cercanos - Grandona en Argentina y Teixeira en el Brasil - Estos son dos "vivachos" que hacen del futbol grandes negociados. Leoz sigue las "reglas del juego" no solo en los 90 minutos, pero tambien en el alargue, penales etc etc. Realmente dentro del comando del futbol hay una clack y las suciedades son taponadas con gordas sumas de plata y en esto estan metidos los del cuarto poder. Cuanto de dinero las poderosas Red Globo y Fox pagan para mantener exclusividades que muchas veces no son mostradas. El pobre telespectador que no tiene cable en su casa queda "chupandose los dedos" a la vez de degustar un rico pororo mientras miraria los partidos que estan cerrados a los canales abiertos. Sin contar que hay un cartel de empresarios del futbol que maneja todos los grandes jugadores y aquellos que son revelados ahora sufren una barbaridade con estos tipos.Tenemos un monton de ejemplos acá en nuestro país. Pero este es otro tema. Trataremos en otra oportunidad.
    Leoz a mi parecer obedece a un comando y como todo dirigente que maneja masas y dinero piensa siempre en si mismo y en su entorno apenas.
    FErnando Lugo tiene ideas que vienen de un convivio con los mas necesitados, carenciados y oprimidos pela sociedad - incluyendo aqui el Sr Leoz - sin embargo también ha manejado apenas un pequeño contigente en una parroquia.
    Tiene ideas brillantes y pluralistas, lo que para colocarlas en practica demandaria de el una total "incursión" en la mente de sus asesores mas cercanos. O sea, hacerlos pensar en la pluralidad. Cuando uno toma un cargo publico normalmente se vuelve personalista y se olvida del pluralismo.
    La revolución soviética no fue un éxito en su plenitud justamente por esto.
    El sandinismo no siguió adelante por el mismo motivo.
    Sin embargo, somos pasajeros de la esperanza. Ojalá el Sr Lugo sea el canal de mutación y de transición que muchos de nosotros esperamos, soñamos y anelamos.
    Fuerza muchachos!!!.

    ResponderEliminar
  2. judas iscariote, el bueno4/11/2006 7:05 p. m.

    No pretendo apearlo de sus convicciones Don Ben pero Leoz arregló el pastel del futbol latinoamericano y creó bases más democráticas para que se rompiera la bipolaridad argentino-brasileña y hasta Bolivia fuera a un Mundial. Dice usted que piensa sólo en él y los suyos y sin embargo creó la Fundación Pan y Vida que se dedica a la enseñanza de panificación entre gente indigente para que se gane el pan con el sudor de su propia frente. Un pan de tan buena factura que le recomiendo acompañe usted su pororó con ese derivado de la harina. El futbol es en escala lo que es la sociedad. Tiene reglas que hay que cumplirlas, tiene límites que deben respetarse, jueces que deben administrar justicia y hay tramposos como en la sociedad pero ellos son señalados con el dedo acusador de en las gradas, lo que no es un espectáculo frecuente fuera de las canchas.
    Es misión de todos buscar opciones diferentes a Magdaleno Silva, Herminio Cáceres y otros tendotases que desparraman su opacidad y chatura sobre esta bendita tierra de polcas y guaranias.

    ResponderEliminar
  3. Carisimo bueno Iscariotes!
    Con la plata que mueve el futbol crear una fundación es muy poco, pero finalmente somos de una sociedad que se conforma con el poco... o el famoso: por lo menos esta haciendo algo e por ai vamos.
    Pero mi amigo, respeto tu admiración por Leoz la cual tiene sus virtudes. Hay un dicho judio que dice que el amor cubre multitudes de defectos.
    Siga adelante y suerte!

    ResponderEliminar